CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Ceguera cognitiva vs. Desarrollo

Ceguera cognitiva vs. Desarrollo
25/11/2013 sq

ceguera cognitiva¿Cómo puede aprender aquel que ni siquiera sabe que no sabe?

Admitir que no sabemos es condición sine qua non para que nuestra mente y todo nuestro ser se abran a las múltiples posibilidades que puede ofrecernos cualquier experiencia de aprendizaje que se ponga a nuestro alcance, ¡independientemente de que ésta sea escogida o impuesta!.

Evidentemente si se trata de una experiencia escogida, es más fácil que nuestro compromiso y nuestra responsabilidad, para con ella, alcancen niveles elevados en tanto en cuanto nos erigimos como artífices o procuradores de la misma. En cambio, si se trata de una experiencia impuesta puede que nuestro compromiso y responsabilidad para con ella, no hagan, ni siquiera, acto de presencia… Esto puede ocurrir, cuando se ofrece una formación a un grupo de personas que, sencillamente, no cree necesitarla, pero que sin embargo quien la ofrece, lo hace con la voluntad y el propósito de obtener, tras ella, unos resultados que favorezcan la evolución del grupo hacia un estado deseado.

Pero…, alcanzado el contexto en el cual nos disponemos a recibir una experiencia de aprendizaje y, en caso de que esta haya sido impuesta, la cuestión pasa por ejercer nuestra libertad para decidir qué hacer en último término:

¿Nos resistimos a aprender, fieles a nuestra convicción de que hemos sido traídos a esta situación por la fuerza y no la necesitamos o, por el contrario, adoptamos una actitud receptiva con el firme propósito de sacar, una vez más, lo MEJOR de nosotros mismos para seguir favoreciendo así nuestro Desarrollo?

En mi opinión, se trata ante todo de elegir qué actitud mostrar, pues es ésta la que terminará decidiendo, en último término, si aprovechar o no un aprendizaje que contribuirá a nuestro Desarrollo.

Puede que no nos aporte nada, ¡es una posibilidad!, pero también puede sorprendernos, “engancharnos”, encendernos alguna “bombilla”, acabar interesándonos e incluso ¡puede que aprendamos algo!…  Puede que, al final, hasta acabemos pensando que no habría estado mal elegirla por nosotros mismos…

Sin embargo, lo cierto es que existe resistencia ante algo que se nos ofrece como bueno pero cuyo beneficio no somos capaces de vislumbrar, al menos a bote pronto. Lo cierto es que me cuesta comprender tanta resistencia, sobre todo, en los tiempos que corren. ¡Si mucho de lo que creímos inamovible hace un tiempo, ha terminado moviéndose e incluso gran parte se ha desmoronado literalmente…!

¿Qué nos hace pensar que nosotros podamos ser “fijos e inalterables” y que, por tanto, no tengamos nada más que aprender, salvo lo que nosotros mismos creamos conveniente? ¿No es ésta, una actitud que atenta contra nuestra Mejora y Desarrollo personales?

Para continuar con nuestro desarrollo, se hace necesario tratar de ser más generosos con nosotros mismos y con los demás, permitiéndonos (permitiéndoles) la posibilidad de aprender a través de cualquier experiencia, ¡independientemente de la procedencia de la misma! (elegida, impuesta), pues son muchos los caminos que conducen al aprendizaje y al Desarrollo y, por ello, son valiosas las oportunidades que se nos brindan.

  • A veces, no comprendemos, a priori, lo que puede que acabe encajando a la perfección, a posteriori.
  • A veces, no somos nosotros quienes explícitamente elegimos qué recibir pero, sin embargo, sí somos los que terminamos sintiéndonos plenamente satisfechos con lo que otros eligieron para nosotros.
  • A veces, una experiencia, aunque impuesta, puede llegar en el momento idóneo, contribuyendo a nuestro Desarrollo en una cuantía nunca antes imaginada.
  • A veces, cuando decidimos confiar y dejarnos llevar, nos permitimos pensar que puede que otros sean capaces de vislumbrar lo que nosotros no.

Todas esas veces, aunque no del todo elegidas libremente, también tienen una parcela de protagonismo en nuestras vidas pues facilitan de una u otra forma nuestro Proceso de Mejora y Desarrollo personal.  ¡No les neguemos el acceso!

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*