CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Creencias limitantes versus Creencias poderosas

Creencias limitantes versus Creencias poderosas
25/09/2013 sq

creenciasTodos tenemos creencias, ¡vivimos en base a ellas!, y obtenemos resultados,  como consecuencia de las acciones a las que nos conducen, por lo que, cuanto antes seamos conscientes de este hecho, antes estaremos preparados para cambiarlas y crear otras nuevas, si así lo requiere nuestro desarrollo.

Son muchas las creencias que hoy en día se están introduciendo:

  • “Para trabajar hay que salir de España”
  • “Solo vamos a encontrar trabajos precarios”
  • “Tener titulaciones no sirve para encontrar trabajo cualificado”
  • “¿Para qué esforzarnos, si esto va para largo?”

Y a la vez, nosotros mismos, como si de enemigos se tratase, generamos otras creencias de índole personal como: “Yo nunca trabajaré en lo mío”, “Hablar en público es algo imposible para mí”, “No conseguiré  el empleo” ,…

Como decía Robert Fritz, “El impulso de crear está dentro de todos nosotros … no está limitado a las artes, sino que puede abarcar la vida entera, desde lo mundano hasta lo más profundo”.

Si HOY analizáramos:

  • qué hemos hecho (o queremos hacer…),
  • qué hemos conseguido (o queremos llegar a conseguir…),
  • cómo somos (o queremos llegar a ser),…

tendríamos necesariamente que indagar acerca de cuáles han sido las creencias que nos permitieron llegar hasta aquí y cuáles, aquéllas que, sin embargo, nos están impidiendo progresar, esto es, desarrollarnos.

Las creencias no son verdades absolutas, son sólo modelos mentales que hemos ido construyendo a lo largo del tiempo, a raíz de una serie de experiencias vividas (en la familia, en el colegio, en la Universidad, con los amigos,…). Estas creencias han logrado convencernos de que la realidad es tal y como la vemos, ¡lo cual no es del todo cierto!, pues se trata sólo de una percepción eminentemente subjetiva y por tanto, parcial.

Cada cual decide cómo interpretar la realidad, su realidad, haciendo que, al final, las cosas acaben resultando tal y como las ve, tal y como las cree. Es lo que se denomina “Efecto Pigmalión”  (Pigmalión, según la mitología, modeló una estatua de una mujer perfecta, llamada Galatea. Él buscaba la mujer perfecta, el ideal, se enamoró de ella, y tanto fue su deseo, que cuenta la leyenda que la piedra se hizo carne).

Existen creencias limitantes (como las mencionadas anteriormente) que actúan de forma restrictiva, obstaculizando nuestro desarrollo, pues no nos permiten alcanzar nuestros objetivos y ¡mucho menos nuestros sueños!… bien sea, porque creemos que somos incapaces de conseguirlos; bien sea, porque creemos que no estamos a la altura de llegar a merecerlos… Sea por una razón u otra, esto nos genera un conflicto que nos bloquea, impidiéndonos salir de nuestra “bien conocida” y, hasta entonces, “segura”,  Zona de Confort.

Sin embargo, existen creencias poderosas que nos estimulan, animándonos a alcanzar nuestras metas con verdadera pasión, ¡por muy difíciles que puedan llegar a parecer!. Son creencias que provocan lo que se denomina tensión creativa, pues hablamos de una fuerza que nos impulsa hacia nuestro objetivo. Son creencias del tipo: Yo puedo con esto”, “Yo soy tan capaz de hacerlo como el que más”, “Es mi sueño y sé que lo conseguiré”, “No habrá obstáculo que no pueda superar,…

Para sacar provecho de estas últimas (y no de las anteriores), habría que despertar nuestra conciencia al hecho de que poseemos infinidad de creencias que modelan nuestras vidas. La cuestión pasa por averiguar cuáles favorecen y, cuáles no, nuestro desarrollo y, desde este autoconocimiento, crear otras nuevas, o bien, sustituir las que nos limitan por otras que potencien la consecución de nuestros sueños.

Llegados a este punto, te animo a reflexionar sobre estas cuestiones, pues estoy convencida del beneficio que te reportará:

¿Cuáles son las creencias que conducen (o han conducido) tu vida hasta HOY?

¿Cuáles de ellas son limitantes y cuáles, poderosas, (habida cuenta de los resultados que te han proporcionado)?

Se trata de ti, de tu DESARROLLO, de la diferencia entre AVANZAR y ESTANCARSE. ¡Tú decides!

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*