CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

¿Qué decidís ver cuando miráis a vuestros hijos?

¿Qué decidís ver cuando miráis a vuestros hijos?
11/01/2017 Sonia Quintanilla

Hoy me gustaría centrarme en las miradas entre padres e hijos, en cómo mejoraríamos todos, con ayuda de un enfoque apreciativo. La pregunta que lanzo a los papás, y en la cual me incluyo, es: ¿Cómo solemos mirar a nuestros niños? ¿Acostumbramos a mirarlos desde el punto de vista de lo que son, tienen y son capaces de lograr, o por el contrario, los miramos desde la perspectiva de lo que no son, no tienen y no creemos que sean capaces de lograr? Y es que la diferencia entre una u otra mirada es descomunal, si no, ¡que se lo pregunten al niño que es observado de una u otra forma…!

Para ilustrar este post basta con pensar en uno mismo. Recuerda alguna situación en la que alguien fue capaz de reconocerte, honestamente, lo que eres, tienes y sabes hacer realmente bien ¿Cuánto tardaste en darle tu confianza? ¿Qué me dices de la predisposición positiva que surgió para aceptar cuantas opiniones hubiera expresado, en ese momento, acerca de lo que podrías haber hecho mejor? ¿O fuiste incluso, tú mismo, el que agradeció el reconocimiento recibido y sugirió, por su parte, algunas posibles mejoras a realizar a futuro? Recuerda también, a partir de hoy, que esa persona eligió mirarte de forma apreciativa y consiguió, con ese simple gesto, que tú la miraras de igual modo.

Como trainer, he practicado muchas veces este ejercicio durante la celebración de un taller, con resultados siempre sorprendentes. Si instas a que todo un grupo proporcione sólo feedback apreciativo a un compañero que acaba de realizar una actividad delante de todos, reconociéndole sólo lo que ha hecho francamente bien y debiera seguir repitiendo en el futuro, se favorecerá, en el aludido, una mejora de su autoestima. Y, desde ese nuevo estado de empoderamiento, al que los demás, generosamente, le han permitido acceder con sus opiniones, él mismo ofrecerá plena disposición y apertura para compartir con todos, aquellas áreas en las que, a su honesto juicio, debiera incidir, aún más, para seguir mejorando. Como ya te habrás dado cuenta, la clave está en forzar en los participantes el uso de la mirada apreciativa, obteniendo el resultado de que el que la recibe generosamente, la ofrece de igual modo. Todos ganan.

Con nuestros niños, adolescentes y jóvenes y, por experiencia (personal y profesional) con la práctica de esta mirada, puedo deciros que ocurre exactamente lo mismo. Por esta razón, os animo a elegir mirarlos de forma apreciativa, reconociendo, junto a ellos, lo que son: sus manifiestas cualidades valiosas; lo que tienen: sus demostrados recursos y fortalezas y lo que son capaces de hacer: sus innumerables logros hasta el momento. De esa forma, conseguiréis reforzar en ellos, los “acertados” comportamientos y conductas que los han conducido a ser tal y como son hoy, a tener lo que tienen hasta hoy y a conseguir lo que han conseguido hasta hoy. Desde ese estado (favorecido por vosotros), de confianza y seguridad en sí mismos por lo logrado hasta el momento, los estaréis motivando, sin duda alguna, para afrontar los nuevos retos que se presenten, desde una perspectiva nueva, la apreciativa, con lo que también estaréis contribuyendo a elevar su autonomía e independencia a la hora de resolver cuestiones relativas a su edad. Todos ganamos.

Nuestros niños, adolescentes y jóvenes saben (como cada uno de nosotros sabe de sí mismo…), aquello en lo que tendrían que incidir más para seguir mejorando, pero no está de más que y, desde esa “nueva” mirada, iniciéis con ellos un diálogo, esta vez apreciativo ;), para construir juntos nuevas posibilidades de cambio… ¡Interesante tema para otro post!

Comment (1)

  1. Carmen Merchante 11 meses hace

    Gracias Sonia. Muy interesante y de mucha ayuda. Gracias!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*