CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

“El Tiempo, una medida al alcance de tu gestión”

“El Tiempo, una medida al alcance de tu gestión”
15/04/2014 sq

Reloj2Todos, sin excepción, tenemos tiempo. Sí, has leído bien. Todos tenemos 24 horas al día para hacer lo que queramos/podamos hacer. Y cada una de esas horas nos brinda 60 minutos para concretar aún más, si cabe, cada acción que se nos ocurra o nos encomienden hacer. Hasta ahí, todos somos bastantes semejantes….

La diferencia, entre nosotros, surge al comparar ¿Qué hace, y cómo, cada cual, con el tiempo del que dispone? Unos andan de aquí para allá como si les persiguiera una bestia de la cual parecen no poder zafarse. Otros, por el contrario, andan sosegados y, a diferencia de los anteriores, parecieran haber hecho un pacto, con esa misma bestia, para no ser “molestados” salvo en contadas ocasiones…

Muchas veces me pregunto ¿Qué hace que pidamos algo a alguien que ya tiene en su haber 1.000 tareas contribuyendo a que ahora afronte 1.001 cuando a su alrededor, existen otros, que parecieran no tener nada que hacer o disponer de una lista aparentemente menor? Lo cierto es que lo hacemos y, más cierto es aún que, parece que apostemos bien, pues ¡somos correspondidos!, lo que nos lleva a repetir con la misma persona cuando surge otra ocasión (Lo único que aparentemente hacemos es buscar una respuesta allí donde sabemos que la tendremos garantizada, ¡sin más!…)

Como pasa con todo en la vida, las personas también nos diferenciamos, unas de otras, en lo que se refiere a la relación que mantenemos con el tiempo. Para algunas de ellas esta relación parece ser más que cordial, permitiéndoles disfrutar de lo suyo y los suyos además de cumplir con lo que otros les requieren. Para otros, sin embargo, esta relación parece estar algo maltrecha pues les hace respirar una profunda insatisfacción, independientemente de su procedencia (propia o ajena).

El tiempo es simplemente una medida, por lo que no podemos alargarlo o acortarlo a placer, ¡al menos en el sentido literal de la palabra! Otra cosa es percibir cómo puede andar a paso de tortuga, o volar como una gacela, dependiendo de la situación que atravesemos en cada momento.

Se trata, pues, de administrar lo que tenemos, pero sobre todo la cuestión pasa por establecer con el tiempo una relación que nos permita desarrollar nuestras vidas de la mejor forma posible. Hablo de gestionar una medida universal a nuestro favor y no en nuestra contra. Hacer del tiempo un aliado y no un enemigo. Jugar con él cuando sea preciso y tratarlo con seriedad cuando así lo merezca el momento, la tarea, la situación,…, que estemos viviendo.  

Nos engañamos, entonces, al decir que “No tenemos tiempo”, pues todos disponemos del mismo… Debiéramos, en ese caso, especificar que “No lo hemos gestionado debidamente y/o acorde a las circunstancias del momento”.

Nos engañamos también cuando hablamos de ladrones que nos roban el tiempo, pues cada cual tiene el suyo y es por ello, que debiera “defenderlo”, administrarlo, gestionarlo mejor. Habría que preguntarse, en estos casos, si, en más de una ocasión, puede que uno mismo ejerciera  de  “ladrón”…

No tenemos toda la responsabilidad, ni sobre los sistemas de los que formamos parte, ni sobre las relaciones que establecemos con los demás, ¡es cierto!, pero sí tenemos toda la responsabilidad sobre otras muchas cosas que nos competen y dependen única y exclusivamente de nosotros. Ahí es dónde deberíamos empezar a actuar, desde ese 100% de responsabilidad del que sí tenemos control absoluto.

Gestionar el tiempo es una de las claves de nuestro Desarrollo y Mejora personales. Nos ofrece un abanico de posibilidades a la hora de crecer, pues marca la diferencia entre ser y llegar a ser. Quien gestiona bien su tiempo no sólo llega a ser más productivo sino que también consigue ser más feliz.

¿Cómo mejorar la gestión del tiempo?

 

Existen muy diversas alternativas para ello, no obstante, no deja de ser una cuestión difícil de contestar, pues lo que a unos puede funcionar a otros no. Pero, en mi opinión, es cuestión que pasa, en primer lugar, por reflexionar acerca de varios asuntos:

 

¿Cuál es mi relación actual con el tiempo?

¿Es un enemigo o, por el contrario, es mi aliado?

¿Es una medida que yo mismo gestiono o que dejo que otros gestionen por mí?

¿Fomento una relación de “amistad” con el tiempo o, por el contrario, fallo reiteradamente al dejar en manos de “otros” la responsabilidad de esta relación?

 

Este trabajo de reflexión podría descubrirte las claves para mejorar tu gestión del tiempo…, forma parte de ese 100% de responsabilidad tuya y sólo tuya, sobre la que puedes actuar, por lo que… ¿A qué estás esperando?

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*