CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Historias para no dormir vs. Historias para dormir “a pierna suelta”

Historias para no dormir vs. Historias para dormir “a pierna suelta”
14/07/2017 Sonia Quintanilla

Dedicado a los que, a veces, les cuesta dormir… Puede que seas tú mism@, si es que, alguna “rara” vez, te ha ocurrido algo así 😉

Mi experiencia profesional y personal me hace escribir sobre una cuestión con la que me topo muy a menudo. ¡Hay que ver lo que somos capaces de montar en nuestras cabecitas! ¡Qué actividad cerebral más grande! ¡Qué desgaste tan innecesario! No me extraña que cuando esto ocurre, nos cueste conciliar el sueño…

Hablo de lo rápidos que somos a la hora de “montar”, a partir de cualquier asunto, el peor de los escenarios posibles. Sólo necesitamos 3-4 palabras, un gesto, un hecho inesperado fuera de nuestros “rígidos” esquemas… y ¡ya está!: otro montaje pérfido, “servido a domicilio”, por nuestra propia cabeza y, a partir del cual, se generan dosis ilimitadas de inquietud, intranquilidad, desconfianza, miedo, nerviosismo….

PERO (y uso aquí este borrador universal con la certeza de que lo que diga a partir de ahora va a quedar en vuestra memoria, ocupando el sitio que acaban de dejar vacío las palabras que he utilizado hasta el momento…) la realidad es que existen otros enfoques, a partir de los cuales podemos construir otras historias que sí nos satisfagan, que sí nos tranquilicen y que hasta nos hagan sentir, con el tiempo, realmente afortunados por haber experimentado y/o superado una determinada “circunstancia”.

Por mi parte, os sugiero utilizar el enfoque apreciativo para indagar sobre lo que os sucede, eligiendo quedaros con lo mejor de lo que una situación pueda proporcionaros en cada momento. Ya sé que, a veces, se plantean situaciones difíciles de abordar, de las que pensamos: “¡si no hay por dónde cogerlas!…” PERO hasta incluso de esas situaciones, aparentemente “horribles”, podemos extraer algo positivo. Esto último será mucho más fácil si logramos montar en nuestra cabeza una “historia” más agradable y apetecible y que nos favorezca, a ser posible, en lugar de “machacarnos” buscando culpables o incluso peor, echándonos a nosotros mismos la culpa de ellas. ¡Desde ese estado de angustia, no hay quién resuelva!…

Porque la verdad de este asunto es que montemos las historias que montemos, ¡la realidad es la que es! PERO, si para afrontarla con éxito es mejor estar descansados, tranquilos y confiados, será más efectivo pensar que acabaremos resolviendo, adaptándonos, o bien, aceptando.

¿Cuántas veces en la vida hemos resuelto, nos hemos adaptado y/o hemos aceptado una situación? ¡Seguro que muchas más de las que recordamos!  ¿Por qué no, entonces, montar historias para dormir a gusto y en las que resolvemos, como hemos resuelto otras veces, nos adaptamos, como nos hemos adaptado otras veces o aceptamos, como hemos aceptado otras veces?

Y es que, a medida que pasa el tiempo, tenemos mucha más experiencia, muchos más recursos, muchas más herramientas para afrontar y resolver (o adaptarse o aceptar), con éxito, todo lo que nos va ocurriendo en la vida. ¿Por qué no, entonces, habituarnos a montar en nuestras cabezas historias para dormir a gusto?  Pues pasará lo que tenga que pasar, PERO si la naturaleza de la actividad de nuestro cerebro te permite dormir “a pierna suelta” es posible que resuelvas, o te adaptes, o aceptes, más fácilmente, ¿no crees?

¡Felices sueños! 🙂

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*