CONTACTAR

¿Quieres contactar conmigo?

Envíame un mail a: coach@soniaquintanilla.com

Llámame por teléfono: 671 036 745

O rellena este formulario y estaré encantada de atenderte lo antes posible.

firma

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje

Ser MIEMBRO de un Equipo

Ser MIEMBRO de un Equipo
14/10/2013 sq

Aprendizaje equipo4Cada vez que me reúno con una Entidad para diseñar soluciones que optimicen su funcionamiento y, por tanto, su rendimiento, es frecuente que el cliente acabe mencionando la necesidad de mejorar en la Gestión de los Equipos. Lo que nunca menciona es la necesidad de entrenar a la persona para ser miembro de un Equipo e interactuar con el resto de sus compañeros. ¡Y es curioso! Porque, esto último, cronológicamente hablando, debiera preceder a la gestión de un Equipo.

No cabe duda de que estamos ante una cuestión crucial, íntimamente ligada a los resultados de una Compañía. Son muchas las horas que las personas pasan en el trabajo y son fuertes los vínculos que llegan a crearse entre los que componen un Equipo. Por todo ello, existe una estrecha relación entre cómo funciona una Empresa y cómo lo hacen sus Equipos, y viceversa.

Un Equipo, en esencia, es un conjunto de personas caracterizadas por poseer habilidades complementarias y unidas para alcanzar una meta común. Pero, ante todo, es un grupo de personas a las que se les pide que trabajen en Equipo. Lo primero sería, por tanto, cerciorarse de que cada persona que integra un Equipo tenga claro lo que supone ser miembro de un Equipo y lo que significa interactuar en él. Se trata de empezar la casa por los cimientos y no por el tejado…

¡Cada persona es un mundo! y ésta es, precisamente, la base sobre la que se sustenta la naturaleza de un Equipo. Cuanta más diversidad y diferencia, más riqueza en el Equipo y, por tanto, mayor número (y diversificación) de proyectos a emprender y mayor número (y diversificación) de servicios a prestar.

Cada miembro de un Equipo aporta “lo suyo”, y reconoce fácilmente la importancia de SU contribución. No obstante, cada miembro debería tener presente el significado y la valía de las aportaciones del resto de sus compañeros, pues todo suma a la hora de actuar como un Equipo ”ganador“. No se trata de rivalizar entre sí, ¡los competidores están fuera, no dentro! Malgastar energías para destacar por encima de tus propios colegas no es acertado, si “éstos” están en tu propio barco. Lo más probable es que así, no lleguéis a buen puerto

Saber ser miembro de un Equipo es una habilidad en sí misma y, como tal, puede, adquirirse y/o trabajarse, según sea el caso. Hay conductas y comportamientos que podrían ayudarte a mejorar en este aspecto y que favorecen, al mismo tiempo, tu desarrollo como persona (y profesional). He aquí unos cuantos:

 

      • Proyecta una imagen positiva de ti mismo y así reforzarás la autoimagen de tu Equipo. “Dime con quién vas y te diré quién eres”…
      • Observa los comportamientos y no las personalidades. Una cosa es que un compañero se comporte de “un modo” en un momento dado y otra muy diferente es que sea de “ese modo”.  ¡A ti te pasa lo mismo!
      • Celebra cada logrosea tuyo o de otro!). Lo importante es que es del Equipo.
      • Colabora para que cada compañero se sienta partícipe de todo lo que emprenda el Equipo, por muy efímera que sea su aportación… ¡También pertenece al Equipo!
      • Escucha de una forma generosa, interesada y empática. ¡Comprenderás mejor!
      • Fomenta la motivación entre tus compañeros. Utiliza, para ello, tu propia motivación. ¡Contagiarás!
      • Proporciona feedback constructivo y demuestra humildad al recibirlo. ¡Aprenderás más!
      • Si tienes algo que ofrecer, ¡ofrécelo! No esperes a que la situación sea “crítica” para emerger de la nada con una solución “salvadora” para tu Equipo… ¡Anticípate!
      • Si ves que tu habilidad, unida a la de otro compañero, puede dar lugar a una nueva cualidad en tu Equipo, ¡interacciona!, ¡crea la SINERGIA de inmediato!  Tu iniciativa servirá de ejemplo para animar a los demás a hacer lo propio.

Si vas a formar o formas parte de un Equipo, ¡OLVIDATE DE TI! Inicias una aventura en la que tu individualidad pasa a estar al servicio de tus compañeros, de tu Equipo. Sigue existiendo la 1ª Persona, pero ya no es del singular, ahora todo es plural.

En un verdadero Equipo, COMPARTIR pasa a ser el verbo estrella y cuando responsabilidad y compromiso estén compartidos, el Equipo estará preparado para funcionar a toda máquina.

Te invito a COMPARTIR conmigo y con todos los que formamos este Foro de Experiencias, tus inquietudes y observaciones al respecto, a través de estas dos preguntas:

 ¿Cuál es tu más valiosa aportación como miembro de un Equipo?

¿Cuál, tu mayor vulnerabilidad?

Tan sólo el hecho de pararte unos segundos, a reflexionar sobre estas cuestiones, te hará ser consciente de las habilidades que HOY reúnes como miembro real (o potencial) de un Equipo. Cuanto antes sepas de ellas, antes te capacitarás para trabajar en su mejora y/o adquisición. Como siempre, dejo la elección en tus manos

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*